De ciudadanos a consumidores

La creciente tensión entre Capitalismo y Democracia, especialmente perceptible en las economías más empobrecidas por la crisis, no sólo produce indignación, también dota de sentido político a lo que en otro tiempo no pasaba de ser una explosión de rabia pasajera. Si las Marchas de la Dignidad son el primer esbozo de esta indignación organizada – con el riesgo que conlleva esta asunción- algunas preguntas planteadas por Pablo Sánchez y Ariel Jerez en este mismo medio (“Partidos, Militantes y Ciudadanos en la Crisis de Representación”) podrían tener respuesta, al menos tentativa.

La diversidad de grupos y banderas visibles en las Marchas y que tanto preocupa a quienes reclaman ya frentes unitarios, ha demostrado ser más una fortaleza que una debilidad organizativa. Las diferencias ideológicas y los matices programáticos de esta diversidad no parecen ser un obstáculo a la reflexión conjunta y a una movilización política eficiente.

Sigue leyendo

España, Estado federal

por Antonio Arroyo. Líneas Rojas. Publicado en el País el 18 de julio de 2013

Conviene dejarlo claro desde el mismo título: España es ya un Estado federal.

Es verdad que no es idéntico a ningún otro Estado federal, pero no hay que alarmarse por ello. Sencillamente, porque no hay dos Estados federales que sean idénticos. ¿En qué se parecen entonces EE UU o Brasil, Alemania o Suiza, por citar solo un par de ejemplos, a ambos lados del Atlántico, de Estados federales paradigmáticos? ¿Por qué todos estos Estados, siendo diferentes, son todos federales, de igual modo que también lo es el Estado español? Sigue leyendo

“Necesitamos que nuestra militancia vuelva a creer en nuestro partido, en nuestro proyecto”

Entrevista a Inmaculada Rodríguez Piñero, Secretaria de Economía y Empleo del PSOE. En exclusiva para Líneas Rojas

El PSOE se encuentra inmerso en la realización de los diálogos públicos preparatorios de la Conferencia Política de octubre, de los que ya ha realizado cuatro, relativos a Europa, el crecimiento y el empleo, la fiscalidad y la democracia. Además acaba de presentar una propuesta de Plan de Reactivación para nuestro país, con el que ha ofrecido un pacto de Estado para contribuir entre todos a sacar a España de la crisis. Paralelamente, surgen a menudo en los medios noticias relacionadas con el futuro proceso de elección de Secretario General del Partido, y las encuestas siguen mostrando una escasa recuperación por parte del Partido de la confianza de los ciudadanos como alternativa de gobierno. Sigue leyendo

Dos líneas rojas transgredidas, dos dimisiones necesarias

Por razones bien distintas, José Blanco y Oscar López deben dimitir.

En un sistema democrático, la presunción de inocencia es un derecho fundamental de la ciudadanía, también, naturalmente, de José Blanco, al que la fiscalía quiere sentar en el banquillo por un posible delito de tráfico de influencias y de prevaricación. Pero una cosa son sus derechos como ciudadano y otra sus responsabilidades como político. Blanco no es un ciudadano más; es diputado y ha ejercido durante años importantes responsabilidades en el Gobierno del Estado y dentro del PSOE.

Sigue leyendo

PP y PSOE, se rompe el balancín electoral

El año 2013 comienza con una incógnita que preocupa a los grandes partidos políticos. El gran desgaste que está sufriendo el PP en el Gobierno no está siendo recogido por el PSOE. ¿A dónde van los electores que ahora no confían en ambas formaciones? ¿A los partidos emergentes de IU y UPyD? ¿A la abstención?, o ¿volverán a alguno de los grandes en las siguientes citas electorales? Sigue leyendo

La insoportable corrupción del PP

Cita

Si las numerosas y detalladas informaciones que están apareciendo en los distintos medios en los últimos días son ciertas, el Partido Popular está podrido por la corrupción. Durante años esta fuerza política habría estado pagando con dinero de dudosa procedencia pingües sobresueldos a sus principales dirigentes. Es decir que, de un lado,

el PP se habría financiado ilegalmente a cambio de la concesión de “favores”; y, de otro, sus máximos responsables se habrían enriquecido de una manera ilícita a costa de los ciudadanos.

Desde un punto de vista ético, estos comportamientos son repugnantes, pero además demuestran una insensibilidad absoluta, un desprecio hacia el resto de la sociedad que resulta insoportable, más, si cabe, con seis millones de parados.

Sigue leyendo