Niños y adolescentes discriminados por su orientación sexual en las aulas

Por Mario Campano. Artículo publicado el 10 de marzo de 2014 en El Huffington Post.

Ya no se puede mirar hacia otro lado. Ahora ya tenemos cifras que ponen de manifiesto sin dudar lo que tantas veces hemos denunciado. El 32% del alumnado piensa que se discrimina a los alumnos con orientación sexual diferente a la heterosexual. Así lo demuestra la Investigación Homofobia en las Aulas: ¿educamos en la diversidad afectivo-sexual?, llevada a cabo por el Colectivo de Lesbianas, Gais, Transexuales y Bisexuales de Madrid (COGAM), a través de encuestas realizadas a más de 5.200 alumnos de entre 12 y 17 años repartidos en 37 centros educativos de la Comunidad de Madrid. Se trata, por tanto, de una muestra lo suficientemente amplia como para que se empiece a abordar esta intolerable situación con la seriedad que merece.

Sigue leyendo

Educación y sanidad públicas, de calidad, universales y gratuitas

Educación y sanidad constituyen, por distintas razones, dos ámbitos esenciales para el desarrollo humano, de modo que la determinación de los modelos de prestación de estos servicios para la ciudadanía resulta determinante para el modelo social de un país. Ambas actividades, además, constituyen tradicionalmente dos de los campos de debate más intensos sobre el papel del sector público y del privado, sobre su eficiencia y equidad, puesto que no en vano movilizan cuantiosos recursos y afectan a millones de personas. Es comprensible, en consecuencia, la agresiva actuación que está teniendo la acción de gobierno del Partido Popular en nuestro país en ambas materias, conocedor de su trascendencia, y por ello cabe exigir a la izquierda en general y a la socialdemocracia en particular una definición de sus planteamientos igualmente nítida y reconocible. Sigue leyendo

La ley de Tasas: Un nuevo recorte de los derechos esenciales de la ciudadanía.

Uno de los Derechos Fundamentales esencial en un Estado Democrático de Derecho es el denominado Derecho a la Tutela Judicial efectiva, es decir, el derecho a poder acudir a los Tribunales de justicia a defender cualquier derecho o interés legítimo cuando consideremos que ha sido vulnerado y ello frente a cualquier otra persona o incluso, cualquier Administración pública. Porque de nada serviría que los distintos cuerpos legales contuvieran la proclamación de formales listas de derechos, si luego no pudiéramos reclamar o exigir  ante un juez su aplicación.

El ejercicio del Derecho a la tutela judicial efectiva está íntimamente relacionado con otros derechos o principios básicos como es el principio de igualdad ante la ley que exige eliminar las discriminaciones en el ámbito sociológico, prohibiendo toda distinción basada en aspectos subjetivos de las personas por motivos de raza, color, sexo, idioma, religión, opiniones políticas o de cualquier índole, origen nacional o social, posición económica, nacimiento o cualquier otra condición social.

Sigue leyendo

La Inmigración como reto y oportunidad de la Socialdemocracia

A final de 2011 se contabilizaban 5 millones de inmigrantes en España, a pesar, de que por primera vez el saldo migratorio del país es negativo, lo cual supone un cambio de la tendencia dominante durante los últimos 15 años, a lo largo de los cuales España, multiplicó por diez su población extranjera.

Pocos países han sufrido una transformación tan rápida como la que vivió España, a pesar de la cual, el informe del Migration Policy Group califica positivamente las políticas de integración españolas ubicándola en el octavo puesto entre los países analizados. La mayor parte de las políticas revisadas en el informe fueron producto de los últimos gobiernos socialistas. A pesar de sus limitaciones y carencias, el Estado del Bienestar español fue capaz de adaptarse a la cambiante estructura demográfica de los últimos años.

Sigue leyendo

Bajar impuestos no es de izquierdas

En una escena de la película “Desmontando a Harry” un personaje le confiesa a Woody Allen: “detesto la realidad, pero es el único sitio donde puedo tomarme un whisky”. Algo parecido debieron plantearse los socialdemócratas de la posguerra cuando aceptaron capitalismo a cambio de igualdad y que la “vía Blair” ha transformado en  un “me gusta tanto la realidad que no necesito un whisky”.

En los últimos treinta años esta sintonía con “lo real” se ha traducido en gobiernos socialistas cada vez más preocupados por la gestión que por la transformación, por la economía que por la política, por el mercado que por el Estado. Y la crisis ha confirmado que la socialdemocracia, ni ha sido un antídoto a la expansión de este capitalismo financiero, ni sus recursos estratégicos e ideológicos sirven para oponer un modelo económico distinto.

Sigue leyendo