Las ‘primarias’ del PSM: un portazo a la ciudadanía

Artículo publicado el 13 de octubre de 2014 en eldiario.es

El proceso de primarias para la elección de los candidatos del Partido Socialista de Madrid al Ayuntamiento y a la presidencia de la Comunidad Autónoma ha sido un rotundo fracaso. Pero es, sobre todo, una clara ilustración del estado en el que se encuentra el PSM desde hace ya demasiados años. Por dos razones fundamentales.

Sigue leyendo

Contra la Gran Coalición

Artículo publicado en Piedras de Papel de eldiario.es el 20 de marzo de 2014

Durante las últimas semanas han aumentado los rumores sobre la posibilidad de que el Partido Popular y PSOE puedan formar una coalición de gobierno si los resultados de las próximas elecciones generales confirman el hundimiento del bipartidismo. Resulta cuando menos sorprendente, por lo que denota respecto al grado de aislamiento o simple indiferencia respecto a la realidad política del país, que las élites de estos partidos estén contemplando dicha posibilidad.

¿Qué puede justificar esta iniciativa y cuáles son sus posibles consecuencias? A pesar de que la propuesta se defiende desde la bien reputada nebulosa de “razón de Estado”, las motivaciones ni siquiera se sostienen sobre la miopía de los cálculos electorales, pues la coalición podría conllevar pérdida de votos para ambos partidos, especialmente para el PSOE. Así que solo cabe situar el impulso a esta propuesta en un escalón más bajo: la simple supervivencia en el poder.

La iniciativa supone una irresponsabilidad si atendemos a sus consecuencias sobre el funcionamiento de la democracia. Una Gran Coalición remacharía la actual impotencia de los ciudadanos, doblemente ninguneados: a su incapacidad de cambiar el rumbo de las políticas económicas mediante el voto (puesta de manifiesto tras las elecciones generales de 2011), se añadiría su irrelevancia a la hora de provocar un cambio significativo en algo, si cabe, más básico: la alternancia en el poder.

Sigue leyendo

El PSOE tras el 25-M

Tras un aciago año electoral, el pasado 25 de marzo el PSOE afrontaba las elecciones autonómicas de Asturias y Andalucía en condiciones muy adversas: aunque había superado sin daños irreparables un delicado proceso interno para la elección de su secretario general, su cuota de poder territorial y la dimensión de su grupo parlamentario en el Congreso alcanzaban mínimos históricos, hasta el punto de que –y esto es lo más grave– existía un sentimiento generalizado fuera y dentro del partido de que aún no se había tocado fondo. Por eso han sorprendido tanto unos resultados que en clave política cabe considerar dos victorias socialistas y que parecen haber impulsado un desgaste acelerado del PP en los sondeos. Todo ello merece un triple comentario.

Sigue leyendo