Homer Simpson, Montoro y las rebajas fiscales

Artículo publicado el 24 de junio de 2014 de julio en Piedras de Papel de eldiario.es

Una de las interpretaciones más extendidas sobre la reforma fiscal que acaba de anunciar Cristóbal Montoro es que responde fundamentalmente a una estrategia electoral. La fórmula es simple y conocida entre Gobiernos de medio mundo: cortejar al electorado mediante una bajada de impuestos antes de las elecciones con el objetivo de obtener una recompensa en las urnas. Los mandatarios se encomiendan así a la lógica cortoplacista, esperando que los votos de hoy acaben compensando los desastres financieros del mañana derivados de esa miopía fiscal.

La propuesta del Gobierno y sus posibles consecuencias sobre la economía da que pensar sobre la clase de motivaciones que ha llevado a Mariano Rajoy a una estrategia de “último cartucho”, apostando por una rebaja impositiva en un contexto de deuda inmanejable y caída de ingresos públicos. Una decisión que roza la irresponsabilidad financiera puede ser resultado de la ansiedad provocada por los resultados de las elecciones europeas. Quizás es esto lo que ha llevado a los populares a autoconvencerse de que los réditos electorales de esta maniobra pueden superar sus riesgos.

Sigue leyendo

Lo que no te cuenta el fast-food de la información política sobre el último barómetro

Artículo publicado el 8 de mayo de 2014 en el blog Piedras de Papel de eldiario.es

El interés mediático que suscita cada mes la publicación de los barómetros del CIS es tan intenso como efímero. Su protagonismo en la cabecera de turno no suele pasar de un día, que es lo que dura el morbo de la estimación de voto de los partidos o la valoración de los líderes. El avance de resultados del último barómetro se publicó hace 48 horas y ya ha quedado anticuado: nada nuevo bajo el sol del descalabro del bipartidismo y el hundimiento de la valoración de los políticos.  El paso que ha tenido la encuesta por los medios es un buen ejemplo del fast-food de la información política. Para cuando dentro de unos meses los datos se publiquen por completo, nadie, excepto algunos académicos, tendrá interés en explotarlos.

Sigue leyendo

Contra la Gran Coalición

Artículo publicado en Piedras de Papel de eldiario.es el 20 de marzo de 2014

Durante las últimas semanas han aumentado los rumores sobre la posibilidad de que el Partido Popular y PSOE puedan formar una coalición de gobierno si los resultados de las próximas elecciones generales confirman el hundimiento del bipartidismo. Resulta cuando menos sorprendente, por lo que denota respecto al grado de aislamiento o simple indiferencia respecto a la realidad política del país, que las élites de estos partidos estén contemplando dicha posibilidad.

¿Qué puede justificar esta iniciativa y cuáles son sus posibles consecuencias? A pesar de que la propuesta se defiende desde la bien reputada nebulosa de “razón de Estado”, las motivaciones ni siquiera se sostienen sobre la miopía de los cálculos electorales, pues la coalición podría conllevar pérdida de votos para ambos partidos, especialmente para el PSOE. Así que solo cabe situar el impulso a esta propuesta en un escalón más bajo: la simple supervivencia en el poder.

La iniciativa supone una irresponsabilidad si atendemos a sus consecuencias sobre el funcionamiento de la democracia. Una Gran Coalición remacharía la actual impotencia de los ciudadanos, doblemente ninguneados: a su incapacidad de cambiar el rumbo de las políticas económicas mediante el voto (puesta de manifiesto tras las elecciones generales de 2011), se añadiría su irrelevancia a la hora de provocar un cambio significativo en algo, si cabe, más básico: la alternancia en el poder.

Sigue leyendo

Cinegética Real: del problema político al institucional

Una de las debilidades actuales de la democracia en España tiene que ver con el aumento de la desafección de los ciudadanos hacia sus representantes políticos. Ello explica que la clase política y los partidos se hayan convertido para la opinión pública en el tercer problema del país, tras el paro y la economía. Esto no significa que la supervivencia de la democracia esté en juego, pues la gran mayoría de la opinión pública sigue pensando que es la mejor forma de gobierno. Sin embargo, que los ciudadanos crean que los políticos no tienen en cuenta sus intereses cuando les gobiernan, contribuye a erosionar el funcionamiento de la democracia.

En este contexto, le correspondería a la Jefatura del Estado, como segunda pata en la que se sustenta nuestro sistema constitucional, procurar las mejores condiciones para hacer de la institución el contrapunto positivo a la debilidad de las instituciones representativas. Sin embargo, los recientes acontecimientos relacionados con la Casa Real seguramente no contribuyen a mejorar las percepciones de los ciudadanos sobre nuestra democracia parlamentaria, más bien todo lo contrario.

Sigue leyendo