La política puede cambiar el mundo y someter a los mercados

Las consecuencias de la desregulación de los mercados financieros han puesto negro sobre blanco los desequilibrios entre el poder político y el poder económico en las democracias avanzadas. Tras la explosión de la crisis de las hipotecas sub-prime en EEUU ha quedado patente hasta qué punto las normas estaban escritas bajo el paraguas ideológico de la revolución conservadora de los años 80. Ahora sabemos que el mantra de “el Estado es el problema…” en realidad configuraba un sistema en donde los contribuyentes asumíamos los riesgos de mercados desregulados para que los beneficios fuesen privados y las perdidas colectivas. Sigue leyendo

Tolerancia cero con la corrupción

La corrupción provoca el descrédito de las instituciones públicas sobre las que se articula una sociedad democrática, poniendo en riesgo su estabilidad. Dicho más claramente: la corrupción degrada la democracia. Pero, además, supone una humillación para los ciudadanos, ante la quiebra de la confianza que han depositado en esas instituciones. Es, en última instancia, un ataque contra la igualdad y la libertad, contra los valores esenciales del progreso.

Sigue leyendo