El objetivo es el empleo de calidad, no cualquier empleo

La crisis se ha llevado por delante millones de puestos de trabajo. El desempleo ha alcanzado unos niveles tan dramáticos que resultan difícilmente compatibles con la visión que tenemos de un país desarrollado, lastra la generación de riqueza, socava el sistema de protección social y erosiona la calidad de vida de la ciudadanía. El paro es, no hay duda, nuestro principal problema y, por tanto, la creación de puestos de trabajo debería ser una prioridad para cualquier gobierno. Sigue leyendo

España, Estado federal

por Antonio Arroyo. Líneas Rojas. Publicado en el País el 18 de julio de 2013

Conviene dejarlo claro desde el mismo título: España es ya un Estado federal.

Es verdad que no es idéntico a ningún otro Estado federal, pero no hay que alarmarse por ello. Sencillamente, porque no hay dos Estados federales que sean idénticos. ¿En qué se parecen entonces EE UU o Brasil, Alemania o Suiza, por citar solo un par de ejemplos, a ambos lados del Atlántico, de Estados federales paradigmáticos? ¿Por qué todos estos Estados, siendo diferentes, son todos federales, de igual modo que también lo es el Estado español? Sigue leyendo

Una España federal y social en una Europa federal y social

España

La Constitución española, norma superior de nuestro ordenamiento jurídico, que proclama la vigencia del Estado de Derecho y su desarrollo democrático, también garantiza que el orden económico y social ha de ser justo, y que es objetivo nacional asegurar a todos una digna calidad de vida. En definitiva, que nuestro Estado debe de ser también social.

Y lo cierto es que aproximadamente durante los 20 años que siguieron a su aprobación se fueron construyendo y consolidando estructuras normativas e institucionales destinadas a garantizar cada vez una mayor cobertura social. Los pilares fundamentales sobre los que se asentó fueron sanidad y educación públicas y universales, de acceso gratuito, prestación por desempleo, pensiones, asistencia social, etc. No obstante, pese a lo innegable de los avances, el Estado español nunca alcanzó las cotas de protección social propias del modelo europeo y, menos aún, nórdico. Sigue leyendo

Democracia es participación, no solo votar cada cuatro años

El comienzo de la organización de los movimientos obreros en el siglo XIX, para dar réplica a las condiciones inhumanas y de explotación que provocaban los planteamientos capitalistas, provocó un mayor desarrollo del socialismo para la defensa de las condiciones de trabajo, y una fuerte búsqueda de nuevos sistemas de gobierno, en los que el ciudadano tomase parte activa en la toma de decisiones. Es, pues, este uno de los momentos en que el socialismo se convierte en motor fundamental para el desarrollo democrático de la sociedad, para así poder alcanzar cotas de regulación, redistribución e intervención nunca antes conseguidas. Sigue leyendo

Educación y sanidad públicas, de calidad, universales y gratuitas

Educación y sanidad constituyen, por distintas razones, dos ámbitos esenciales para el desarrollo humano, de modo que la determinación de los modelos de prestación de estos servicios para la ciudadanía resulta determinante para el modelo social de un país. Ambas actividades, además, constituyen tradicionalmente dos de los campos de debate más intensos sobre el papel del sector público y del privado, sobre su eficiencia y equidad, puesto que no en vano movilizan cuantiosos recursos y afectan a millones de personas. Es comprensible, en consecuencia, la agresiva actuación que está teniendo la acción de gobierno del Partido Popular en nuestro país en ambas materias, conocedor de su trascendencia, y por ello cabe exigir a la izquierda en general y a la socialdemocracia en particular una definición de sus planteamientos igualmente nítida y reconocible. Sigue leyendo