¿DULCE DERROTA DEL PSC-PSOE?

Las expectativas electorales son siempre un factor clave a la hora de interpretar los resultados alcanzados por una formación política en unas elecciones. Si éstas son muy elevadas pueden contribuir a transformar una victoria en derrota. Y, por el contrario, si son muy negativas pueden convertir una derrota en victoria. De cómo las expectativas pueden jugar en contra o a favor, podrían hablar ahora respectivamente convergentes y socialistas.

En el caso de los socialistas, el hecho de que las encuestas preelectorales les situaran por debajo de los 20 escaños -y algunos de los sondeos realizados a pie de urna les relegaran a la condición de cuarta fuerza política-, les han permitido presentar el peor resultado (20 escaños y, aunque segunda fuerza política en votos, tercera en escaños) que han cosechado en unas elecciones catalanas como una “dulce derrota”. Una percepción a la que contribuye un foco de atención político y mediático puesto en el fracaso de la estrategia electoral de CiU.

Sin embargo, ¿hasta qué punto puede considerarse un resultado “digno” el alcanzado por el PSC-PSOE? Y, lo que es más importante, ¿qué formaciones se benefician del retroceso electoral experimentado por el PSOE?

Con el 14,4% del voto, los socialistas tienen menos de la mitad del nivel de apoyo que cosecharon en sus mejores momentos (autonómicas de 2003, 1999 y 1984). Las elecciones autonómicas del 2010 supusieron un punto de inflexión negativo para los socialistas catalanes, ya que, por primera vez, vieron reducidos sus apoyos por debajo del 20% del voto. Su retroceso electoral en 2010 fue mayor (de más de 8 puntos porcentuales respecto a las elecciones autonómicas de 2006), que el que han sufrido ahora (de 4 puntos respecto a 2010). Pero más que cuantitativa, la diferencia es ahora cualitativa, ya que el PSC se está moviendo en niveles de apoyo muy bajos. Es cierto, como dicen sus dirigentes, que el PSC no se ha convertido en un “partido residual”, pero sí ha descendido escalones como alternativa con opciones de liderar un gobierno. 

Si analizamos, en algunos de los municipios del llamado “cinturón rojo” de Barcelona, la variación de los resultados entre estas elecciones y las que se celebraron en 2010, nos encontramos que, en un contexto en el que ha aumentado la participación, los socialistas han retrocedido en porcentaje de voto (aunque en Santa Coloma y Badalona hayan visto incrementar ligeramente su número de votos). El único consuelo que le puede quedar a los socialistas es que CiU, que había conseguido avanzar sustancialmente en 2010 en estos “feudos” socialistas, ha retrocedido ahora de forma muy significativa, mientras que los populares o bien se han mantenido estables o han retrocedido ligeramente. Los grandes beneficiarios parecen ser Ciutadan’s, ICV y ERC, que han experimentando un sustancial avance electoral. 

Variación de la participación registrada y del porcentaje de voto obtenido por las principales candidaturas entre las elecciones catalanas de 2012 y de 2010

Los socialistas catalanes pueden encontrar muchas razones para explicar por qué desde las elecciones autonómicas de 2010 siguen sin remontar el vuelo. La convocatoria anticipada de estas elecciones no se produjo en el mejor momento para el PSC, ni la polarización de la campaña jugó a su favor. Pero aparte de esos factores coyunturales, los socialistas se enfrentan a la dificultad de hacer atractiva su oferta electoral y, en particular, en lo que se refiere a cuál es su proyecto alternativo a las políticas de austeridad y recortes. Y mientras los socialistas intentan recuperar credibilidad e impulso en este ámbito, otras formaciones políticas cubren el espacio que dejan vacío los socialistas. Eso es lo que, más allá de una lectura oficial más o menos complaciente de los últimos resultados electorales, debería preocupar al PSC y al PSOE.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>