Necesitamos una reacción de mayores dimensiones. El 14N es el momento.

Quizás nunca imaginamos que lo que ha tardado tanto tiempo en conseguirse, pudiese destruirse en tan pocos meses. Esta es la reflexión que podemos repetir una y otra vez en este momento, en distintas dimensiones de nuestra realidad socio-política: los derechos de los trabajadores, la educación, la sanidad, la protección social o la presión fiscal cada vez más injusta y menos progresiva.

Quizás políticos y ciudadanos no estamos siendo conscientes en su verdadera proporción de las consecuencias que esto tiene. Algo que me parece evidente cuando es preciso que suceda una tragedia para que los políticos reaccionen. O que experimentemos nosotros mismos, en un familiar o en un amigo, algunos de los efectos de este retroceso brutal, para que veamos con claridad que no hay justicia social si mermamos derechos en pilares del Estado de Bienestar que tanto ha costado a generaciones pasadas.

Las razones de esta falta de reacción hasta situaciones límite en la élite política podrían resumirse en el distanciamiento de los problemas de la población a la que representan. En el caso de los ciudadanos, se une la sensación de incredulidad sobre la pérdida de derechos que parecían incuestionables, a lo que en psicología llamamos indefensión aprendida. Es decir, la creencia de que es incontrolable por ellos lo que está pasando; lo que crea un déficit de motivación para dar respuesta a los rápidos y numerosos recortes en todas las áreas. Una reacción social de miedo e indefensión, que no es ajena al conocimiento de los gobiernos, pero que tenemos que desbloquear. Debemos sumar elementos motivadores que nos permitan dar una respuesta contundente. Es la forma de recuperar la sensación de cierto control. Es posible. Y ejemplos en la historia no faltan. Es necesaria una reacción de los ciudadanos en una proporción tan grande como la de la pérdida de ciertos derechos que ya son historia.

A las puertas de una Huelga General de trascendencia europea, no podemos dejar de recordar los motivos, con el fin de sumar a la necesaria concienciación ciudadana de que solo una gran respuesta de todos a las políticas antisociales, será capaz de pararlas y equilibrar el control de las decisiones políticas.

Son motivos:

Pérdida de la universalidad en la sanidad, el copago sanitario y la venta de los hospitales públicos a grandes empresas constructoras que solo buscan rentabilidad.

La reforma laboral que ha dejado a los trabajadores desprotegidos totalmente frente a los empresarios, con la excusa de flexibilizar un mercado laboral en el que hasta ahora solo se ha seguido eliminando puestos de trabajo en vez de crearlos. Ello unido a la brutal pérdida de poder adquisitivo de toda la población trabajadora.

Impunidad en los delitos de corrupción o estafas en la gestiones de cajas y bancos, que únicamente socializan pérdidas mientras se reparten ganancias.

Degradación de la educación pública en todos los niveles y limitaciones cada vez mayores en el acceso a los estudios medios y superiores por tasas impagables para numerosas familias.

Presión fiscal injusta por no ser proporcional entre los ciudadanos.

Retirada del apoyo y la financiación a la investigación y la ciencia y se subestima la cultura.

Desprotección social a los más débiles, especialmente a los parados y a los dependientes.

1,7 millones de familias, con todos sus miembros en paro.

Es momento de desbloquear esta indefensión ciudadana aprendida. La huelga general hoy, tiene más de una forma de participación, que debe unificarse masivamente en las movilizaciones convocadas para el 14 de Noviembre en numerosas ciudades europeas. Es necesaria una respuesta tan clamorosa, como la grave desigualdad social que están generando las políticas de derechas con la excusa de la crisis.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>