Bancos y Crisis Económico-Financiera

por Rafael García García

Fue desde luego un hecho sorprendente que en pleno auge de la burbuja inmobiliaria y con el altísimo precio que alcanzaron los pisos, éstos se pudieran pagar. Ello fue posible por un hecho fundamental bien sabido: el banco adelantaba su valor, daba todo el dinero e incluso más, no el 70 o el 80% como había sido habitual durante décadas. Y lo que era decisivo: se podía pagar la cuota.

El artificio por el que, increíblemente, un piso mínimo pero de precio desorbitado podía pagarse con cuotas mensuales consistió en que, también cambiando prácticas estables durante décadas, los plazos se alargaron considerablemente. De los doce o quince años habituales se pasó a los 35 o 40. De esta manera los precios pudieron subir y subir siempre que se pudiera pagar la cuota. Una duplicación real del precio del producto fue posible porque ¡¡¡se podía pagar la cuota!!!

Con esto se llega a una conclusión puramente lógica: la “flexibilidad” de la nueva concesión de hipotecas fue condición necesaria para la subida de precios. Es algo incontestable, no créditos, no pisos vendidos, o dicho de otra forma, si los bancos no hubieran alargado los plazos, los precios no hubieran subido a esos niveles.

Pero ¿de dónde salía todo ese dinero que se pagaba en efectivo y por el total a los vendedores? ¿Tenían los bancos ese dinero que prestaban? Aquí la respuesta es, y que me corrijan si me equivoco, no rotundamente. Tuvieron que pedirlo, como nunca antes en esas magnitudes, a bancos extranjeros. Como consecuencia, ellos también se convirtieron en grandes deudores.

Y al parar la música se encontraron con una enorme deuda exterior que cada vez parece más difícil ir devolviendo, porque sus garantías – valor de los inmuebles (inclúyase también suelo financiado) y fiabilidad de hipotecados – se deshacen como azucarillos. Así pues, con las crecientes dudas sobre el pago de sus deudas ¿les queda algo de dinero a los bancos para inyectar en nuestra economía? Y otra pregunta incómoda ¿A qué conclusiones se podría llegar sobre su repercusión en nuestra prima de riesgo (=confianza en nuestra economía)?

Todo ello, aunque desde luego sin poder dar más matices por la brevedad de este escrito, me lleva, salvo mejor criterio, a la siguiente conclusión: los bancos posibilitaron un proceso de endeudamiento de los demás y de ellos mismos cuyas consecuencias paga ahora la nación entera ¿Es erróneo entonces pensar que nuestro principal problema, por encima y en el origen del resto de problemas, está en la deuda exterior de los bancos españoles?

Rafael García García
Profesor Titular. Departamento Composición Arquitectónica. UPM

2 pensamientos en “Bancos y Crisis Económico-Financiera

  1. Claro y cristalino el análisis del origen del problema que padece la economía española: los abusos financieros de unos y de otros: los bancos españoles por alentar los créditos sin medir los riegos para recuperarlos, y los particulares por no querer ser menos (o tener menos) que el vecino y no calcular los riesgos en caso de no poder devolverlos; amén de los especuladores que compraban pisos un año para venderlos por el doble a los tres meses, o los promotores inmobiliarios que hacían negocio a cuentas de unos y de otros.
    Pero lo que indigna ahora a los españolitos de a pie, es que aun admitiendo que todos tengamos nuestra parte de culpa por haber participado de ese país de las maravillas de la última década, todos no estamos siendo tratados igual por los actuales gobernantes. Así mientras a los bancos, que pidieron para hacer negocio el dinero que no tenían, ahora se les facilita dinero público para que puean seguir vivos y reflotar sus negocios,a los particulares que tampoco pueden devolver el mismo dinero que les prestaron de segundas, no sólo no se les da la posibilidad de que trabajen para poder devolver lo que les prestaron, sino que se les desahucia de la vivienda que hipotecaron, que pasa a ser de nuevo propiedad del banco y además siguen siendo deudores per secula seculorum.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>