El Estado del Bienestuvo

En tan sólo cuatro meses de gobierno del Partido Popular, los pilares del estado del bienestar han sido atacados con el claro objeto de derrumbarlo. Los ciudadanos se sienten molestos por unas decisiones que, cada vez de forma más evidente, no tienen como objetivo hacer que España supere  la grave crisis económica, sino tumbar el modelo de sociedad en el que se había avanzado en los últimos años. Sin embargo, y de manera muy llamativa, el Partido Popular no está encontrando la respuesta social que cabría esperar ante unos recortes que, más allá de buscar el déficit cero, han roto el contrato social y dejan a las clases más humildes en una situación de vulnerabilidad e incertidumbre ante un futuro poco esperanzador. Parece que los avances logrados con los gobiernos socialistas son vistos ahora como un sueño del que despertamos. La sociedad analiza el presente y recuerda  el pasado reciente como quien observa  una foto de su juventud, con nostalgia de los derechos conseguidos tras muchos años de lucha y ahora perdidos. ¡Qué bien estuvo el estado del bienestar!

Con la crisis económica como excusa y los derechos sociales en el punto de mira, el Partido Popular está llevando a cabo una serie de reformas que no sólo contradicen sus promesas electorales, sino que tienen un impacto económico negativo. Ante la oportunidad brindada por la dramática situación del país, el gobierno de Mariano Rajoy ha decidido anteponer su ideario a una recuperación que cada vez parece más lejana. En lugar de intentar reactivar la economía, las medidas más inmediatas han buscado romper el consenso civil, avivar las diferencias de clase y destruir la imagen exterior de España como un país moderno y solidario. La urgente superación de la crisis económica no ha estado entre las prioridades de los populares. Éstos han preferido posponer la recuperación ante la gran ocasión que se les ha presentado con una amplia mayoría parlamentaria, una ciudadanía aparentemente paralizada por el miedo, medios de comunicación en completa sintonía con los poderosos y una oposición debilitada por el excesivo castigo de quienes ahora no reaccionan.

Ante la cercanía del aniversario del inicio del movimiento 15M ha comenzado a circular por la red el  mensaje de una posible concentración el día 12 de mayo en la Puerta del Sol. Aún así no deja de ser sorprendente que esta acción se plantee como un recordatorio de lo que este movimiento – en principio, ilusionante – supuso y del impacto que tuvo en 2011, más que como una respuesta a los recortes.  La agitación social del final de la anterior legislatura parecía anticipar el despertar de una ciudadanía más solidaria, comprometida con la política y dispuesta a defender sus derechos. Sin embargo, el PSOE fue el principal dañado por el estallido quincemayista y la comodidad con la que Rajoy está llevando a cabo sus ataques contra el estado del bienestar obliga a replantearnos lo que ocurrió entonces.

Por su parte, el gobierno ha alcanzado un nuevo nivel de cinismo con el continuo uso de eufemismos para vender mediáticamente  la conveniencia de unas medidas que se justifican tanto en la herencia del anterior gobierno, como en el uso de los servicios públicos “por encima de nuestras posibilidades”, al tiempo que defiende  que el sistema era insostenible.  Hay quien ha aceptado los recortes como un mal necesario para superar la crisis económica, pero las reformas inciden de manera tan profunda en la creación de desigualdades sociales duraderas, que no es posible admitir que las decisiones de los últimos consejos de ministros responden a la coyuntura. La puesta en marcha del ideario neoliberal del Partido Popular necesita de una ciudadanía exigente que se resista a aceptar que el estado del bienestar es un ideal para tiempos de prosperidad. En tiempos de crisis, la protección social y la igualdad de oportunidades son más importantes que en ningún otro contexto. Sin embargo, es muy fácil retroceder hacia un modelo de sociedad decimonónico con unos ciudadanos que parecen haber aceptado que el estado del bienestar, bien estuvo.

Rosa M. Navarrete

5 pensamientos en “El Estado del Bienestuvo

  1. Yo me pregunto con todos estos recortes tan salvajes ¿Qué finalidad tienen el PP con todo esto? ¿Eriquecerse? ¿Seguir las órdenes de Merckel sin cuestionar nada? ¿A dónde nos lleva todo esto?

  2. Desde mi militancia en el PSOE quiero hacer la siguiente reflexión:
    El PP basó toda su campaña electoral basada en la idea fundamental de que ellos eran la garantía del mantenimiento del estado del bienestar, ya que la única manera de hacerlo, decían, era crear el empleo necesario para alimentar al Estado de los recursos suficientes. Además criticaron hasta la saciedad cualquier medida del gobierno socialista que pretendiera equilibrar el déficit público (funcionarios, congelación de pensiones,…). Negaron entonces su intención de recortar servicios y prestaciones públicas porque eran conscientes de que anunciar en su programa electoral esos objetivos, les hubiera dificultado sin duda su llegada a la Moncloa.
    Lo que esperaban la inmensa mayoría de españoles, aquella que les dio su apoyo, era que los populares se pusieran manos a la obra y que se entregaran ansiosos a reactivar la economía, a “dar confianza ” a los inversores ( ¿se acuerdan de aquella retaíla de Rajoy de que “lo que necesssita Essspaña es confianza”), y a crear empleo. De esa manera, la educación, la sanidad, las pensiones, estarían aseguradas. Lejos de ello, le han bastado apenas cuatro meses para empezar a desmantelar los servicios públicos creados a lo largo de décadas. ¿Y qué hay de la creación de empleo? Lo que hay es más desempleo gracias a una nueva legislación laboral que deja desarmados a los trabajadores. Y además tienen la desvergüenza de anunciar que en este año aún se van a destruir 600.000 puestos de trabajo, como si fuera un mal necesario. ¿Se imagina alguien lo que habría salido de las bocas de los dirigentes populares si Zapatero hubiera anunciado algo así?. ¿Alguien se puede creer todavía que una desviación de dos puntos y medio en el déficit público puede obligar a un partido político a darle la vuelta completamente a su programa electoral, si no fuera porque su intención era hacer justo lo contrario de lo que prometían? El recurso a la herencia recibida es una milonga y este gobierno es un fraude. Si los españoles, tragamos sin rechistar y atenazados por el miedo, con políticos mentirosos y cínicos que lo único que pretenden es hacer más marcadas las diferencias entre ricos , muy ricos, y clase media cada vez menos media y más baja, y no somos capaces de alzar la voz, a lo mejor es que nos merecemos lo que tenemos.

  3. Por si era insuficiente la llamada reforma laboral que nos vuelve a los años iniciales del siglo XX, tenemos los ataques furibundos a Sanidad y a Educación, evidentemente algo premeditado. Yo conozco muy bien el ámbito sanitario porque trabajo en esta actividad desde hace muchos años. Desde ese conocimiento puedo decir que efectivamente el sistema necesita retoques. mejoras, incluso cambios en la forma de prestar los servicios y hasta si se me apura en la forma de acceder a según qué prestaciones. Ahora bien, eso en ningún caso implica que para solucionar los problemas el mecanismo obligado sea proceder a su demolición descontrolada. En educación la cosa a mi modo de ver es todavía más grave porque compromete a las generaciones futuras y ahí la carga ideológica es mucho más acusada: educación de calidad restringida a las clases pudientes, menos gente que puede acceder a la educación universitaria, tutela cada vez mayor de la iglesia católica más retrógrada en todos los niveles educativos (también y con mucha potencia en el universitario). Por si faltaba algo, descabezamiento de los equipos que investigaban las redes de corrupción en que está inmerso el PP, silencio en el mejor de los casos (cuando no reivindicación del “legado”) sobre los responsables del desastre que ha conducido a la Comunidad Valenciana a una situación desesperada, tutela de casi todos los medios de comunicación públicos (en breve caerá rtve) y gran parte de los privados con lo cual tienen muy fácil el camino para el adoctrinamiento y la culpabilización de las víctimas de la situación creada por ellos mismos. Y para rematar la faena los rumores sobre cambios en el código penal para que sea delito manifestarse cuando ellos digan o cuando la policía decida que ha sido atacada. Y rastreos de redes sociales y criminalización de sindicatos y puesta en la picota de funcionarios y y y … Vamos a llamar a las cosas por su nombre: El gobierno y el PP están dando un golpe de estado por etapas, porque así se llama cambiar el orden establecido por otro nuevo sin haberlo anunciado antes y sin que en realidad exhiban una alternativa definida distinta de tomar el control de todo y de sacar rentabilidad haciendo negocios (vale la pena ver qué personas ocupan puestos de responsabilidad en empresas con intereses en sanidad y educación). ¿Pasividad de la ciudadanía?. Puede ser. Ahora bien, el PSOE no puede seguir en la inopia. Tiene ya que denunciar lo que está ocurriendo, llamar a las cosas por su nombre, asumir que le rebatan con el “y tú más”, saber defenderse de ello y saber dejar claro que unas cosas son diferentes de otras. El PSOE representa el voto y el sentir de muchos millones de ciudadanos. Ha de hablar claro ya: en el parlamento, en los medios de comunicación, en la calle, en los foros, en las instancias europeas, en todas partes. Y ha de pasar a la acción. Por el mantenimiento de la convivencia, porque es su responsabilidad en esta hora tan difícil.

  4. Quiero felicitarte, es la primera vez que veo escrita una valoración real de los resultados del 15M sin dejarse llevar por la riada de falso progresismo que rodea las opiniones sobre este movimiento. Si el objetivo que se plantearon fue acabar con Zapatero y el gobierno socialista parece lógico que un año después lo celebren, porque lo consiguieron. Si se pretendía defender derechos sociales y una ciudadanía comprometida y crítica tendrán que revisar sus métodos.
    El 1 de mayo, en la Plaza de España de Mérida, en mitad de los discursos de líderes sindicales tras la manifestación, con la plaza llena, los cenetistas acompañados este año por los quincemayistas cruzaron su manifestación (como todos los años) y sólo se les oyó gritar “que no nos representan, que no” ni una palabra sobre recortes.
    En realidad se esperaba algo más de análisis de quienes presumen de ello, porque si el PP dice que quienes más tienen deben pagar más en sanidad, porque es insostenible tal y como está, engañan a la ciudadanía que no conoce el fondo de las cosas pero no puede engañar a quienes saben que la sanidad se financia con los impuestos y que si se cobran o se cobraran impuestos a quienes más tienen y a quienes ponen sus dineros en sociedades legales que les permiten escamotear impuestos, la sanidad tendría más fondos y no sería necesario eso de los cinco euros por noche ¿cuánto tiempo tardaría en haber habitaciones para los que pagan y para los que no pueden pagar? ¿cuánto tardarían los hospitales para los que pagan y los que no pueden pagar? Parece que quienes presumen de reflexiones tendrían que hacerlas y trasladar la información a esa ciudadanía que se quiere crítica, para que tenga posibilidad de conocer todos los datos. No parece que eso esté entre los objetivos del 15M. Tendremos que ser los socialistas los que hagamos ese trabajo si, de verdad, queremos una ciudadanía informada e implicada.

  5. Me gusta el post aunque creo que el dolor de los militantes del PSOE por el 15-M está mal enfocado. No son los participantes de este fenómeno, llamarlo movimiento implica una realidad orgánica que no tiene, los culpables de la mala actuación electoral del partido socialista. El llamado 15-M es un síntoma, no una causa. Y desde luego decir que desde el 20N no se han movido es faltar a la verdad. En todas las plataformas en defensa de lo público, en las acciones contra deshaucios, contra detenciones de inmigrantes, en la propia huelga (no apoyada por el PSOE como podría haberlo hecho), etc. No. Los que se han movido con suma cautela son los miembros de la ejecutiva del PSOE, ¿miedo a salirse de la foto? Las líneas rojas que ha traspasado el gobierno popular merece que estemos en la calle y el 12M muchos vamos a estar. Os invitamos a acompañarnos, desde la fraternidad y el espíritu colaborativo que debemos practicar en estos tiempos. La guerra es contra los malos, que no haya paz para los malvados. Gracias por vuestros escritos. Pickwick Jr.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>