Crisis, Europa y el Proyecto Socialdemócrata

El futuro de la socialdemocracia, muy particularmente en Europa, está ligado al esfuerzo por encontrar, de nuevo, a ojos de los ciudadanos sentido a la política, al gobierno democrático de la res pública.

Los partidos socialdemócratas, hasta ahora, no han sabido desarrollar una nueva concepción del bien público en época de desigualdades. Los partidos europeos de izquierdas deben reajustarse ante esta realidad y ver cómo incidir sobre ella.

Desde el comienzo de la crisis en 2008, hemos pasado de las demandas de “refundar el capitalismo” a la negación de la responsabilidad que tuvo la crisis financiera – y las desigualdades sociales que estaban en la base de la misma –  en el origen de las crisis financiera primero, económica después y soberana, que se han sucedido. Aunque el núcleo de la crisis hay que situarla en el endeudamiento privado, especialmente el del sector financiero, la “culpabilidad” ha terminado recayendo injustamente sobre el déficit y la deuda del sector público. Por el contrario se olvida que la responsabilidad hay que centrarla en la ausencia de regulación del sistema financiero, la “despolitización” de las políticas económicas y la “financiarización” del sistema económico. Hoy, el conflicto fundamental ya no enfrenta a trabajadores y empleadores, sino a ciudadanos contra mercados financieros internacionales.

Derivado de las consecuencias de este nuevo marco, se hace prioritario re-evaluar y repensar la posición de la socialdemocracia en Europa y en general en la nueva geopolítica global del s. XXI.

Actualmente, la UE de 27 y pronto de 28, es mucho más complicada que cualquiera de las distintas “Europas” que hemos vivido. Además, a diferencia de lo acontecido en España, puede que estemos a las puertas de un momento socialdemócrata en Europa,  por lo que no podemos perder la oportunidad -como se hizo en los noventa- de dar un formato socialdemócrata al marco de referencia para la construcción europea. Para ello, la socialdemocracia debe redoblar su europeísmo y luchar frente a unas derechas nacionalistas y populistas cada vez más antieuropeas, poco respetuosas con el medio ambiente, anti-solidarias y con tendencias xenófobas. La política es progresista y el status quo conservador.

En general, hablamos mucho de Europa, pero cuando llegan las elecciones nacionales dejamos de hablar de ella y cuando llegan las elecciones europeas, los ciudadanos se guían por los logros de unos u otros en política nacional.

Por otro lado, los avances en el proceso de construcción europea de los últimos años han eliminado cualquiera barrera que cupiera entra la acción política nacional y la europea. El ejemplo del “semestre europeo” y la presentación del anteproyecto de los presupuestos nacionales a la Comisión Europea, es el mejor ejemplo de esta afirmación.

Hoy Política Europea y Política Nacional están estrechamente interconectadas y la acción política debe ser simultánea y estar mucho más coordinada que nunca. Se impone un cambio fundamental: el reconocimiento de que la política europea no es ya una política exterior, sino una política interna que debe gozar de un mayor protagonismo.

La respuesta a la crisis sólo puede darse a escala europea. Una definitiva unión federal de los países de Europa es un objetivo indispensable para resolver la crisis y para salvaguardar el modelo social europeo. Ahora bien, esta construcción federal  debe basarse en una gobernanza económica realmente común, solidaria y con un presupuesto de tipo realmente federal y no de la manera parcial que se ha ido llevando hasta ahora.

Nuestro desafío generacional es hacer que los ciudadanos se sientan capaces de gobernar la realidad en la que viven y de hacerlo de acuerdo con la voluntad de progreso, de justicia y de equidad social que existe en Europa desde la Ilustración.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>