Del “Pensamiento Mágico” del PP al Muro de la “Realidad”

Transcurridos ya cuatro meses de gobierno, los populares sufren el efecto “boomerang” del “pensamiento mágico” (la crisis se arreglaría con el mero cambio de gobierno) que alentaron en su etapa en la oposición.

El balance de los primeros meses de gobierno del PP, podría resumirse en la lapidaria frase de Rajoy: “yo no estoy en condiciones de dar buenas noticias a los españoles”. Desde que el PP ganó las elecciones generales el pasado 20 de noviembre, la avalancha de noticias económicas negativas (más sacrificios en un contexto de más paro y recesión) ha sido constante. Sin embargo, no son tanto los recortes lo que les está pasando factura a los populares, ni el hecho de que hagan lo contrario a lo que dijeron que iban a hacer cuando llegaran al gobierno, como la falta de adecuación entre la realidad y las expectativas creadas. La ciudadanía pudo haber asumido de antemano que con el PP llegaría el “cirujano de hierro”, pero no la falta de horizonte económico y social.

Sigue leyendo

Réquiem por el empresariado español

En el debate sobre la crisis llama la atención el escaso interés por el comportamiento estratégico y productivo de los empresarios españoles – del comportamiento político hablaremos en otro momento-. ¿Cómo son nuestr@s empresari@s? ¿Se parecen al “emprendedor innovador” que Schumpeter imaginaba? ¿Son el verdadero pilar del “proceso de destrucción creativa” que hace a las economías más competitivas y a las sociedades más prósperas?

Bastaría con señalar al ex presidente de la CEOE, Díaz Ferrán, y atribuir sus despropósitos al resto de empresarios.  Es lo que hace y dice la prensa conservadora de los delegados sindicales a diario. Pero sería demasiado fácil, demagógico e injusto.  Mejor recurrir a otro tipo de análisis para valorar las virtudes y carencias de nuestros emprendedores.

Sigue leyendo

¿A quién representa la política exterior española?

Muchas cosas se han dicho en el encendido debate sobre la expropiación de Repsol por parte de Argentina, y por ello no hace falta detenerse en lo que es evidente: la acción del gobierno argentino es una flagrante violación a los convenios establecidos, lo ha hecho con unas formas del todo reprochables y deja un amargo regusto populista. Aunque reconozcamos la innegable soberanía que los pueblos deben tener sobre sus recursos naturales, los argentinos tienen muchas preguntas por hacer a su mandataria sobre el manejo que se le ha dado y se le dará a la política energética del país.

Más allá de lo evidente, centrándonos en lo que nos atañe como españoles, la airada reacción gubernamental española nos deja dos preguntas, ¿a dónde va la política exterior española? Y ¿cuáles son los intereses que defiende?

Sigue leyendo

Cinegética Real: del problema político al institucional

Una de las debilidades actuales de la democracia en España tiene que ver con el aumento de la desafección de los ciudadanos hacia sus representantes políticos. Ello explica que la clase política y los partidos se hayan convertido para la opinión pública en el tercer problema del país, tras el paro y la economía. Esto no significa que la supervivencia de la democracia esté en juego, pues la gran mayoría de la opinión pública sigue pensando que es la mejor forma de gobierno. Sin embargo, que los ciudadanos crean que los políticos no tienen en cuenta sus intereses cuando les gobiernan, contribuye a erosionar el funcionamiento de la democracia.

En este contexto, le correspondería a la Jefatura del Estado, como segunda pata en la que se sustenta nuestro sistema constitucional, procurar las mejores condiciones para hacer de la institución el contrapunto positivo a la debilidad de las instituciones representativas. Sin embargo, los recientes acontecimientos relacionados con la Casa Real seguramente no contribuyen a mejorar las percepciones de los ciudadanos sobre nuestra democracia parlamentaria, más bien todo lo contrario.

Sigue leyendo

El PSOE tras el 25-M

Tras un aciago año electoral, el pasado 25 de marzo el PSOE afrontaba las elecciones autonómicas de Asturias y Andalucía en condiciones muy adversas: aunque había superado sin daños irreparables un delicado proceso interno para la elección de su secretario general, su cuota de poder territorial y la dimensión de su grupo parlamentario en el Congreso alcanzaban mínimos históricos, hasta el punto de que –y esto es lo más grave– existía un sentimiento generalizado fuera y dentro del partido de que aún no se había tocado fondo. Por eso han sorprendido tanto unos resultados que en clave política cabe considerar dos victorias socialistas y que parecen haber impulsado un desgaste acelerado del PP en los sondeos. Todo ello merece un triple comentario.

Sigue leyendo