En busca de un nuevo modelo de socialismo internacional, de la internacional a la gobernanza

A oídos de cualquiera de los que nacimos en lo que entonces se llamaba tercer mundo, Europa sonaba, a estado de bienestar, a un alto nivel de vida y a socialdemocracia. El modelo de lo que debíamos ser como países cuando fuéramos “mayores”.  Pero de repente el molde del estado del bienestar europeo se ha roto y parece no ajustarse a nadie.  Inclusive el ideal del modelo nórdico muestra fisuras y los buenos alumnos que habían seguido la lección de cómo llegar al desarrollo europeo, ven derrumbarse el objetivo antes de alcanzarlo.

¿A quien seguir entonces? ¿Dónde queda el modelo de socialismo internacional cuando Bruselas, digo, Alemania, somete las democracias y parece que no queda otra opción que el infinito recorte del gasto social?

Entonces es cuando, una izquierda refulgente parece llamar la atención desde el otro lado del océano. Mientras en Europa las izquierdas intentan con poco éxito resistir el embate de la crisis, las izquierdas latinoamericanas o lo que genéricamente se ha llamado la “nueva izquierda” parece resurgir de las cenizas de años y años de neoliberalismo, y hasta los más conservadores quieren unirse al club.

Nos preguntamos, ¿el nuevo modelo a seguir está en América Latina?  Si he de ser yo quien responda la pregunta no estoy tan segura de que sea así. No se puede negar que el giro hacia la política social sea el mayor avance de los últimos años en la región latinoamericana, y que nunca antes se ha conseguido tanto apoyo popular para los gobiernos. Pero no todo lo que brilla es oro. El modelo de crecimiento latinoamericano es tan peligroso como lo fue el español, que ya vimos como terminó, con un añadido, además tiene un altísimo coste ambiental.

Y es que a pesar de que aumentar el gasto social y hacer agendas mas inclusivas es un buen camino, América Latina y sus izquierdas tienen aún el gran desafío de generar opciones de desarrollo, o quizás mejor dicho, al desarrollo. No se han consolidado los proyectos de Estado con una visión socialista, la mayor parte de las políticas sociales están sujetas únicamente a los buenos resultados económicos actuales, y las tentaciones populistas y personalistas hacen flaquear a los líderes. Hace falta planificar, hace falta generar nuevos contratos sociales, ponerle coto al desarrollo basado únicamente en la extracción de recursos y hacer que sean la democracia y las instituciones las bases de la política socialista, no los caudillos.

Las ventajas sobre las que temporalmente se ha impulsado la actual política socialista en América Latina son extremadamente dependientes de los mercados y de la especulación sobre las materias primas y sus estructuras sociales e institucionales, con notables excepciones, son débiles. Además aun dista de ser un modelo inclusivo y sobre todo sostenible social y ambientalmente.

¿Qué hacer entonces?, hay que recrear un nuevo socialismo internacional; no es solo a nivel nacional donde deben reformularse las bases. La nueva relación entre los países emergentes (que no son solo los BRIC) y el socialismo europeo, especialmente el español debe llevar a unir esfuerzos para hacer cambios e influir la agenda internacional. Ahora bien, el reto no es ya, “enseñar a los países subdesarrollados” como ser socialistas. El reto es construir un socialismo de iguales que fortalezca la democracia, que presione la agenda política internacional para conseguir un cambio en las reglas de juego del sistema internacional y que lo haga sostenible. No puede mantenerse un modelo de desarrollo en el que no hay suficientes recursos para repartir; el socialismo tendrá que ser el que modele un desarrollo en el que un solo planeta sea tierra de abasto para todos.

Hay que ponerle límites al capitalismo, al modelo desarrollista, a la especulación y a un sistema que profundiza la crisis europea y mantiene la desigualdad en América latina a pesar del crecimiento económico.

Y aquí el modelo europeo vuelve a tener valor, el valor de  la historia, de la alerta temprana, El socialismo europeo tiene que explicarle al mundo que lo que fallo no fue el Estado del Bienestar, sino la falta de control de los mercados, de la especulación. Que el modelo puede ser sostenible y que ahora en los tiempos de la gobernanza global, mucho más que en los tiempos de la internacional, es cuando los socialistas del mundo tienen que plantar sus principios en los foros globales y luchar por ellos.

El candidato francés Francois Hollande ha puesto sobre la mesa un buen catalogo de principios, un buen comienzo para reconstruir el discurso. Y aunque el socialismo español no esté gobernando no debe perder su capacidad de acción, de dialogo y de construcción con América Latina. Hay que llevar el discurso de Hollande al otro lado del Atlántico, hay que construir sobre esta base y mostrar que el socialismo europeo aun tiene mucho que decir. Regenerar el movimiento internacional aprovechando el buen momento latinoamericano, porque es en la agenda global donde se juega el futuro.

Erika Rodríguez Pinzón

3 pensamientos en “En busca de un nuevo modelo de socialismo internacional, de la internacional a la gobernanza

  1. Es muy buena vuestra iniciativa. Son multitudes (darían para más de un partido, seguro) las personas progresistas de este país que esperan que en el PSOE algo ‘se mueva’. Dicho esto, la crítica. La verdad, no se si estáis desorientados o simplemente todavía seguís demasiado acomodados en un partido que ha estado demasiado tiempo beneficiándose de un bipartidismo que os garantizaba el poder político. Las posiciones monopólicas como la vuestra siempre acaban ofreciendo un producto de mala calidad. Malas ideas politicas en este caso. Como ex-simpatizante/votante del PSOE, no me acabo de explicar como todavía os preguntáis ¿A quien seguir? ¿Que hacer? Veamos. El modelo nórdico. Los hermanos mayores, como decís. El TOP máximo conocido hasta la fecha por la socialdemocracia. ¿Como es posible que otros socialdemócratas como vosotros tengan la más mínima duda, la más mínima reticencia, de que es el modelo a seguir? La socialdemocracia escandinava es un máximo. Seguida por las centro-europeas en la ‘treintena gloriosa’ del periodo 1945-1975. Ün hito, al que va a ser difícil igualar. ¿No lo veis? Sociedades en máxima igualdad social y en máxima eficiencia/productividad. Lideres mundiales. Índices de Gini y PIB/per capita en máximos. Ningún otro modelo economico-social ha conseguido esas cotas. Si ya os han puesto el ejemplo de cómo hacerlo, y además es un camino relativamente sencillo de seguir. ¿Por qué no lo seguís? ¿Puede alguien explicarme vuestra ceguera? Vuestra inaudita y desmoralizante ceguera. Saludos

  2. Existe un juicio de valor sobre las izquierdas en América Latina en el artículo. No está claro, por la autora, a qué izquierdas y a qué países con esa izquierda se refiere. Es más, señala que el camino para Europa pareciera ser que está en AMÉRICA LATINA….
    Sería prudente que nos señalara con precisión a qué izquierdas se refiere. Es temeraria su aformación. Carece de fundamento y lleva a la confusión. Por favor. En América Latina no existe la “nueva izquierda”. No se haga ilusiones. Existe un error: LA GENERALIZACION.

    • Tiene usted razón, no es fácil, ni conveniente generalizar en América Latina, pero esta entrada no apunta a la homogenización de los casos sino al hecho de que se ha generado un movimiento, una cierta idea de cambio pero que aun no es capaz de lidiar con los grandes problemas de la región (los comunes y los particulares) y que ademas se distancia del modelo europeo. En cuanto a la existencia de una nueva izquierda el tema es un debate abierto, yo en algún articulo profundizo en ello. Como 800 palabras de un post no permiten explayarse a gusto bien puede leer mis aportes en diario.es o en un monográfico publicado por la universidad de Estocolmo hace un tiempo (Latin America, left, Right or beyond, en el Latin american Studies Review) http://www.eldiario.es/agendapublica/izquierda-America-Latina-estilos-gobierno_6_98750136.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>