Reflexiones sobre el difícil equilibrio entre el poder y sus límites a la luz de las elecciones andaluzas y asturianas

Una reflexión detenida sobre los distintos significados que cabe extraer de los resultados de las elecciones celebradas en Andalucía y Asturias el pasado 25 de marzo requiere de cierta distancia y mucho sosiego, por lo que, en este momento, parece preferible dedicar el esfuerzo a otras cuestiones que, si bien relacionadas con esos datos electorales, no se agoten, sin embargo, en su mero análisis.

La esencia de la política es alcanzar el poder y ejercerlo. Las vías que pueden llevar al primer objetivo son muy diversas, aunque podríamos reconducirlas a dos: la fuerza y el acuerdo. El tirano, normalmente, alcanza el poder a través de la fuerza, con desprecio de todo acuerdo consensuado con el resto de agentes políticos, y tiende a ejercerlo despóticamente, porque carece de controles, internos y externos, que le limiten. En una democracia, por el contrario, el gobernante accede al poder a través de un procedimiento reglado y con sometimiento a limitaciones que impone la ley, en tanto que manifestación de la llamada voluntad popular, del acuerdo de la mayoría. Limitaciones que también existen durante el período de tiempo en que ejerce ese poder, lo que evita precisamente que este ejercicio sea despótico, más allá de los excesos que también se puedan cometer.

Sigue leyendo

Propuestas fiscales progresistas del PSOE. Bienvenidas

Ver original en: Artículo Blog Alternativas – EL PAÍS, lunes 26 de marzo de 2012

Esta semana el PSOE ha presentado dos proposiciones no de ley en el Congreso en relación a la política tributaria que tienen bastante interés. Por un lado: la reforma del Impuesto de Sociedades (IS) con el establecimiento de un suelo mínimo de pago; por otro la creación de un impuesto sobre las grandes fortunas, como se había ya propuesto en la campaña electoral.

En España los ingresos públicos se han desplomado en los últimos años debido a la crisis. La presión fiscal ha caído substancialmente hasta el 33%, muy alejada del 40% de media de la UE. También el gasto público en nuestro país, al 45,5% del PIB queda lejos de los niveles europeos (50,6%), y ni que decir de los de los países con los estados de bienestar más asentados. Obviamente, el ajuste fiscal que viene, nos alejará aún más de esos niveles.

Sigue leyendo

Participación ciudadana: una responsabilidad compartida

¿Qué es la participación ciudadana, cómo y por qué?. Preguntas sin una sencilla respuesta a pesar de lo obvio que pueda parecer. No me lo planteo desde la incredulidad o simple política de marketing con que muchos políticos la miran. Sino desde la  conciencia absoluta de su necesidad en una sociedad democrática madura. Y es que, de lo que si estoy convencida, es de que no vale todo para poder decir que hay participación ciudadana real y efectiva. Y esto solo se consigue con una responsabilidad compartida: entre políticos y ciudadanos.

Tras los sonados movimientos ciudadanos en varios países del mundo incluido España, es curioso echar la vista atrás en la Historia y observar cómo el primer dato sobre asamblea ciudadana, que se remonta ala Antigua Grecia, tienen como origen la práctica política tiránica y corrupta de la época. Algo nos suena hoy ¿verdad? Esta llamada isonomía en Grecia, participación de los hombres libres en las decisiones públicas llamada después democracia, ha tenido distintos matices en la práctica histórica. Definida entre otros por Tomás de Aquino al final dela EdadMedia, Montesquieu en el s. XVIII, o los debates tras la revolución francesa; ha llegado al principio del s. XXI con una crisis más o menos generalizada en la participación, que desemboca hoy, en los ya mencionados históricos movimientos sociales en varios países del mundo.

Sigue leyendo

Recortes, paro y políticas baratas

La peor crisis del capitalismo desde 1929 está produciendo dos efectos de signo contrario sobre la educación. Por un lado, el descenso del PIB unido al aumento del gasto por las prestaciones por desempleo ha disparado el déficit del Estado. Las limitaciones de la UE, junto con las condiciones de los mercados financieros, han llevado a los gobiernos a optar por reducir gastos, en vez de aumentar el endeudamiento o la inflación. Ya sabemos cómo ha afectado esto a los presupuestos educativos. Obviamente, los recortes están empeorando las condiciones de trabajo del profesorado. ¿Empeorarán también los resultados? Para responder a esta pregunta podemos observar que en la última década los presupuestos educativos han crecido, pero los resultados educativos permanecen estancados. No sabemos si de no aumentar los presupuestos, los resultados habrían empeorado, pero sí podemos comparar países, y apreciamos que, alcanzado cierto nivel de gasto, mayor presupuesto educativo, no se traduce claramente en mejores resultados. Pero todos estos razonamientos sólo nos hablan de incrementos o estancamientos, no de retrocesos. La frustración del profesorado, especialmente en comunidades autónomas, en las que han sido condenados por las autoridades políticas, sí que podría empeorar el clima escolar, y, por tanto, los resultados educativos.

Sigue leyendo

En busca de un nuevo modelo de socialismo internacional, de la internacional a la gobernanza

A oídos de cualquiera de los que nacimos en lo que entonces se llamaba tercer mundo, Europa sonaba, a estado de bienestar, a un alto nivel de vida y a socialdemocracia. El modelo de lo que debíamos ser como países cuando fuéramos “mayores”.  Pero de repente el molde del estado del bienestar europeo se ha roto y parece no ajustarse a nadie.  Inclusive el ideal del modelo nórdico muestra fisuras y los buenos alumnos que habían seguido la lección de cómo llegar al desarrollo europeo, ven derrumbarse el objetivo antes de alcanzarlo.

¿A quien seguir entonces? ¿Dónde queda el modelo de socialismo internacional cuando Bruselas, digo, Alemania, somete las democracias y parece que no queda otra opción que el infinito recorte del gasto social?

Sigue leyendo

La Ortodoxia Fiscal se impone a toda costa en Europa; Bruselas no ofrece nada más

El lunes 12 conocimos la reacción oficial del Eurogrupo y de la Comisión al desafío del gobierno español de saltarse los objetivos de déficit previamente acordados. Bruselas acepta cierta flexibilidad por encima del 4,4% inicialmente previsto, pero obliga a bajar el déficit al 5,3%, o sea medio punto más de lo presentado por Madrid.

La decisión por parte de Bruselas no deja contento a nadie. Era difícil pensar que tras haber adoptado una línea dura con varios países pequeños, en especial con Bélgica, a los que se abrió un procedimiento por déficit excesivo este pasado otoño, la Comisión podía aceptar tal cual las cifras de España. Eso habría alimentado las sospechas de que los estados pequeños son tratados con más dureza que los grandes.

Sigue leyendo