Una oposición útil frente a un PP hegemónico

Con una amplia mayoría absoluta en el Congreso y once de las diecisiete Comunidades Autónomas bajo su control, los populares podrían actuar como una autentica “apisonadora” política. En los primeros sesenta días de gobierno, el PP ya ha mostrado su intención de hacer uso (y abuso) de su poder hegemónico para poner en marcha tanto su programa electoral, como, sobre todo, su programa oculto (incluyendo aquí, por ejemplo, el abaratamiento del despido).

Cuanto mayor es el poder de un partido en el gobierno, más importante es el papel del resto de las fuerzas políticas que conforman la oposición. El PSOE, como principal partido de esa oposición, ha de acertar en su labor de control a la acción del gobierno de Rajoy, así como en erigirse en una alternativa sólida y creíble al proyecto conservador que representa el PP. De su grado de éxito para conseguirlo dependerá, además, que el PSOE logre o no reconectar con los más de cuatro millones de votantes que le dieron la espalda en las pasadas elecciones generales. Esos electores no volverán sin que el PSOE obtenga de nuevo su confianza.

Sería un error que los socialistas fiaran su recuperación electoral al desgaste que pueda sufrir el PP como consecuencia de las políticas de austeridad y recortes sociales que está aplicando el gobierno de Rajoy. Aun en un escenario de elevado descontento social con el PP, la opción de terceras alternativas, por el centro (UPyD) y por la izquierda (IU, Equo), podría seguir siendo atractiva para muchos ex votantes socialistas, mientras siga sin convencerles el PSOE.

En un contexto de grave crisis económica y social, el PSOE -siguiendo su trayectoria de partido al servicio de los intereses generales- debe actuar con sentido de Estado y responsabilidad. Ni la ciudadanía en general, ni el electorado socialista en particular, entenderían que no lo hiciera así. Esto supone que allí donde es “razonable” pactar con el PP, se debe hacer. Pero también implica actuar con firmeza y determinación allí donde el gobierno del PP actúe en contra de los intereses de la mayoría, vulnere los derechos sociales o traspase una serie de líneas rojas que, desde una visión socialdemócrata de la realidad, resultan irrenunciables.

Una oposición responsable, pero, al mismo tiempo, vigilante y firme es la  “oposición útil” que están esperando, del PSOE, muchos ciudadanos. Porque ser leal no significa permanecer en silencio cuando se ha de alzar la voz y mostrar disconformidad, sino todo lo contrario. En este sentido, la contundente respuesta pública que ha comenzado a dar el Partido Socialista a la injusta e ineficaz reforma laboral que ha aprobado el gobierno del PP, constituye un buen ejemplo de esa tarea de oposición firme y responsable.

Ahora bien, para dar contenido a esa oposición útil, es necesario que la estructura y funcionamiento del PSOE se adapten a los de un “partido de oposición” (como lo fue el PP en los años 80 y primera mitad de los 90 del siglo pasado)  y no, como hasta ahora, ha sido un “partido de gobierno”. De esta forma, resulta vital que, más allá de la presencia en las instituciones, el PSOE tenga una relación más directa, cercana y fluida con la sociedad.

Un pensamiento en “Una oposición útil frente a un PP hegemónico

  1. Mejor sería un título como …contra la hegemonía del PP$oE

    Manteneis el mismo problema de siempre….no veis que vuestro partido -el dueto PP-PSOE- y el cuarteto de la orquesta -CCOO, UGT, CIU, IU- haceis los mismo con distintos disfraces. Algunos estamos cansados. No hay democracia interna en vuestro partido y menos en este país. Mantenéis un totalitarismo sobre la política, despreciais la política no oficial, las propuestas ciudadanas y de base…e incluso a los otros partidos y los cientos de miles que los votan.

    La socialdemocracia no se sstiene..mirar lo que habéis conseguido. La democracia es directa o nunca será democracia. El poder es nuestro, y lo habeis usurpado. Los gobiernos han de ser de abajo a arriba y solo limitarse a administrar los deseos de todas. Mientras el deseo sea sustentar el poder, y la no valentía en la política, estó será las reformas gatopardistas que llevais haciendo unos y otros desde tiempos inmemorables…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>